cocktail fujio - embutidos y cecinas leitariegos

Vaya al Contenido

Menu Principal:

cocktail fujio

Platos de cocina
CÓCTEL FUNGICO, RAVIOLI DE CECINA CASA DE L MONTAÑA, CARRILLERA DE IBERICO Y MERMELADA DE RUIBARBO


INGREDIENTES: 500 gr de carrillera de cerdo iberico 1 kg de boletus edulis, reservar 6 piezas pequeñas 200 gr de cantarelus cíbaríus (rebozuelo) 1 l de nata 1 kg de reibarbo 800 gr de azucar 1 l de agua 1 copa de coñac zumo de 1 limón 100 gr de Cecina Casa de la Montaña 3 cebollas blancas vino tinto especias aceite de oliva sal
ELABORACIÓN :
Para la carrillera: limpiamos la carrillera y doramos a fuego fuerte, añadimos la cebolla picada en juliana y dejamos que se dore. Mojamos con vino tinto y dejamos reducir. Cubrimos con agua y rectificamos el punto de sal y especias dejamos cocer entre 1 h y 1h30m. Reservar.
Para la mermelada de ruibarbo: Limpiamos y raspamos los tallos, cortamos en pequeños trozos y cocemos en agua hirviendo durante 5 minutos. Echamos el azúcar y el zumo de limón removemos de vez en cuando hasta que la preparación tome consistencia. Añadimos el licor y reducimos.
Para el ravioli de cecina Casa de la Montaña y carrillera: cortamos la cecina muy fina y le damos forma de rectángulo, cortamos la carrillera en dados y disponemos a realizar los raviolis cubriendo la carrillera con la cecina. Para el boletus confitado: confitamos las 6 piezas de boletus en 1 l de aceite a 70º durante 30 minutos. Para el cantarelus en almíbar: hacemos un almíbar de 500 gr de agua y 300 de azúcar y cocemos las setas durante 15 minutos. Reservar dicho almíbar. Para la salsa fúngica: salteamos los boletus edulis a fuego fuerte y reducimos con nata, pasamos la túrmix y reservamos en baño maría a 80º
Para el crujiente de boletus: cortamos láminas finas de boletus edulis y disponemos en silpast a secar en el horno a 80º durante 1 hora. Se coloca en el fondo de la copa la mermelada de ruibarbo, encima el ravioli de cecina y carrillera y el crujiente de boletus. Sobre el plato colocamos el boletus confitado y el cantarelus en almíbar, en una coctelera servimos la salsa fúngica para servirla en el momento de su degustación. Decoramos con azúcar isomal.


                       



 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal